AISLACIÓN

Como funciona el Tyvek:

El aire atrapado es un excelente aislante, siempre y cuando se encuentre estacionario. Buenos ejemplos de un sistema de aire atrapado (confinado) en los cuales éste actúa como aislante térmico, son las ventanas de papel doble o la construcción de recipiente doble de los Thermos®.

La aislación térmica de las paredes, trabaja de la misma manera. Mientras que el aire retenido dentro de la aislación permanezca quieto y seco, la aislación trabajará a su valor R especificado (R=resistencia térmica). El resultado es una casa confortable. Pero, si consideramos que en una casa de 230 m2 existen en las cavidades de las paredes más de 800 metros lineales de fisuras y hendiduras, el viento puede ser un problema. Aunque éste sople tenuemente, el aire exterior es forzado dentro de la casa. Esto provocará que los equipos de calefacción o aire acondicionado se pongan en marcha con mayor frecuencia para mantener el nivel de temperatura deseado, resultando en mayores gastos de energía. En cualquier sistema constructivo existirán imperfecciones y fisuras o grietas que permitan la entrada de aire y agua a sus paredes. Por eso, se requiere una barrera de infiltración que mantenga quieto el aire atrapado en las paredes, retenga el agua fuera y que permita escapar los excesos de humedad ambiente. Tyvek® es la solución perfecta, ideada por DuPont, para cumplir con todas estas exigencias.