TABLEROS OSB

OSB Los tableros OSB (siglas de Oriented Strand Board, en español Tablero de Virutas Orientadas) son una evolución del tablero de contrachapado formado por capas de virutas o astillas orientadas en la misma dirección. Cada capa sigue una orientación perpendicular a la capa anterior, lo que proporciona al material un comportamiento más homogéneo ante la dilatación o la aplicación de fuerzas en distintas direcciones.

Fortaleza y la rigidez del tablero OSB se las proporciona su estructura de capas entrecruzadas, con todas las astillas orientadas en la misma dirección. lo hacen muy adecuado a las soluciones de construcción. Además de su gran resistencia mecánica (es muy poco sensible a la deformación) conserva las propiedades de aislamiento térmico, tanto al calor como al frío, típicas de la madera y de los aglomerados de madera. También es un excelente aislante acústico. Todo ello lo hace un producto muy adecuado para la construcción: de hecho, su uso más extendido se da en la construcción de casas de madera, en particular las prefabricadas, pues reduce considerablemente tanto los costes como los tiempos de construcción. De hecho, son un material de construcción enormemente popular en los Estados Unidos, donde se desarrolló originariamente este producto, en 1978, que penetró rápidamente en el mercado, substituyendo los demás paneles en el segmento de construcción residencial. Tanto en Estados Unidos como en Canadá, a partir de la década del 90, el OSB pasó a competir en gran escala con las placas de aglomerado. Su uso en Europa es menor, pero gana popularidad con rapidez.

Los paneles OSB se utilizan, principalmente, para recubrir armazones de casas de madera, en suelos, para la fabricación de vigas doble T, para el revestimiento de escaleras metálicas, recubrimiento de aleros, fabricación de tarimas, forrado de cielos rasos, construcción de divisiones interiores y para recubrir muros y tabiques previo tratamiento especial. Otros usos incluyen la fabricación de determinados tipos de muebles, cajas de parlante y construcción de embalajes grandes y pallets. Las presentaciones varían desde tableros de 9 milímetros hasta gruesos de 18 milímetros y por lo general se expenden en tamaños de 1,22 mm de ancho por 2,44 mm de largo. El tablero en crudo se puede dimensionar a voluntad empleando una sierra circular de corte manual o una caladora. En aplicaciones de paredes exteriores se pueden recubrir con acabados tipo piedra, losetas o enchapes. También se les puede aplicar cemento encima. Si se ha utilizado en techos, su cara rugosa permite fácilmente la adherencia de tejas asfáticas y materiales similares de protección contra la humedad.